NANI F. CORES

  • El Círculo de Bellas Artes acoge hasta enero la muestra 'Psicodelia en la cultura visual de la era beat 1962-1972'.
  • Reúne carteles psicodélicos y más de 300 portadas de discos de la colección de historiador checo Zdenek Primus.  

Cartel del grupo The Cardinals

El viaje despegaría definitivamente con los Beatles en el año 1962. Su música removería conciencias entre los jóvenes de todo el mundo animándoles a la rebelión. Pero esa fiebre psicodélica ya había tomado como base de operaciones la ciudad estadounidense de San Francisco, desde donde se fraguó todo un movimiento abanderado por la música rock, los carteles de conciertos de vivos colores y los bailes en el Fillmore West organizados por Bill Graham o los de Family Dog Productions.

Para aquella generación, la música se convertiría en una forma de vida y, por extensión, también tomaría una actitud política que se rebelaba contra las guerras -ya fuera la de Vietnam o la Guerra Fría-, las autoridades y denunciaba la amoralidad reinante en la sociedad.

Todo aquello lo viviría en sus propias carnes desde su Checoslovaquia natal Zdenek Primus, coleccionista, historiador del arte y responsable de la exposición Psicodelia en la cultura visual de la era beat 1962-1972, que alberga el Círculo de Bellas Artes de Madrid hasta el 20 de enero. Lo que se puede ver aquí es una aproximación gráfica al espíritu rebelde e inconformista de aquella época a través de elementos procedentes del mundo de la música y de la escena alternativa.

Fascinado durante aquellos años por la música beat, Primus recupera en esta muestra el espíritu lisérgico de aquellos años. "Autenticidad. Esa es la palabra que se le viene a la cabeza a alguien que vivió aquellos tiempos cuando escucha música, mira las portadas de los discos, admira y se asombra de la creatividad, el ingenio y la originalidad de los carteles de entonces, así como de las dudosas informaciones de la prensa de la época y la ingenuidad de nuestros juicios sobre lo que conocíamos, lo que era importante para nosotros y nos hacía ser como éramos. Nosotros no teníamos que identificarnos con nada entonces, éramos sencillamente auténticos", explica en un texto para esta exposición en Madrid.

Inaugurada hace 13 años en la Galería Ciudad de Praga bajo el título The Pope Smoked Dope (El Papa fumaba hierba), en referencia al álbum del músico David Peel, esta alusión llegó a poner en pie de guerra a los más puritanos de su país. La exposición aborda la música beat y rock y su influencia en el diseño gráfico entre los años 1962 y 1972, recogiendo una amplia selección de carteles y portadas de discos que buscaban plasmar esas sensaciones lisérgicas que inspiraban las bandas de la época.

"No toda la juventud vivía en la protesta y escuchaba música beat: éramos en realidad solo una insignificante porción y, para las "autoridades", constituíamos una amenaza que debía ser erradicada. Aquella época "nuestra" precisaba de la música beat, de una expresión gráfica específica, de protestas contra lo establecido y de negación, aun al precio de ser apartado de la sociedad. Fuimos la primera generación que rechazó la culpa y por eso pudimos empezar desde cero. El aspecto material de todo ello puede verse en la exposición", afirma Primus.

En la exposición se incluyen numerosos carteles psicodélicos de San Francisco, carteles de rock checos y de otros países, más de 300 portadas de discos que destacan por su valor artístico y su significado para la historia de la música (Grateful Dead, Pink Floyd, Jimi Hendrix, King Crimson, The Doors, T-Rex, Bob Dylan, Stills & Nash, las Mothers of Invention de Frank Zappa, The Rolling Stones y también muchas bandas psicodélicas ahora olvidadas).

A estos se suman revistas como la estadounidense Oracle, la inglesa Oz o la checa Pop Music Express y libros y folletos con diseño psicodélico sobre música, cultura hippie, drogas y problemas de la civilización.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

 

 



LOWE USA