NANI F. CORES

  • Presenta en Efti la exposición 'Soundtrack' que condensa sus más de dos décadas como fotógrafo musical.
  • Amaral, Luz Casal, Bunbury, Pablo Alborán, Loquillo o M Clan son algunos de los 60 retratados.

Autorretrato de Juan Pérez-Fajardo

"No he conseguido estar en las portadas, que es lo que me hubiera gustado, pero al final he sido yo el que las ha hecho, el que ha estado todo el día rodeado de músicos, el que ha podido estar con ellos en el camerino, vivir la música de una manera muy especial y tenerles como amigos". Hace ya muchos años que Juan Pérez-Fajardo se bajó del escenario -"lo dejé porque era muy malo tocando la guitarra"- para vivir momentos inolvidables desde el otro lado de la barrera gracia a su cámara de fotos.

Sus imágenes son, dos décadas después, memoria histórica del rock en español. Pocos son los grupos y artistas que a estas alturas de la película no se han puesto alguna vez delante de su cámara: Loquillo, Bunbury, Coque Malla, Leiva, M Clan, Izal, Los Planetas, Sex Museum, Andrés Calamaro, Nacho Vegas, Los Enemigos, Amaral o Mikel Erentxun son solo algunos de ellos, y la lista sigue y suma con nombres internacionales como los de Patti Smith, Kiss, Neil Young, Iggy Pop, Leonard Cohen, AC/DC, The Rolling Stones o Foo Fighters.

Lo suyo con la música lo tuvo siempre claro: "soy muy melómano y cuando empecé a hacer fotos estuve cuatro o cinco años yendo casi a diario a cubrir conciertos". Sin embargo, llegó a la fotografía musical casi por casualidad: "yo hacía fotos con una cámara analógica por afición y una amiga periodista que trabajaba para dos revistas que se llamaban Acordes y Guitarrista me avisó porque se les había caído un fotógrafo. Le sustituí, les encantaron las fotos y me contrataron para trabajar con ellos".

Fue muy fácil tomar la decisión de hacer de su hobby una profesión pero complicado ganarse la vida con ella "en revistas se gana una miseria porque pagan muy mal, así que por aquella época me dedicaba más a hacer animación por ordenador para museos". Fue en un viaje junto a Amaral al festival South by Southwest de Austin por encargo de la revista Rolling Stone cuando se produjo otro nuevo giro inesperado en su carrera: "era la primera vez que trabajaba con ellos y al grupo le gustaron tanto mis imágenes que me contrataron para hacer las fotos promocionales y la portada de sus siguiente disco Hacia lo salvaje. En esa época el 99% de las fotos que hacía era de conciertos y a raíz de aquello comencé a hacer fotos de posados y de camerinos, que es con lo que he conseguido ganarme la vida".

Desde entonces se ha convertido en fotógrafo de cabecera de muchos artistas de nuestro país. Luz Casal, Rosendo o Camela le han escogido para dar forma a sus últimas portadas, ha acompañado en sus giras a Sabina, Pablo Alborán o Coque Malla y se convirtió en la sombra de los miembros de M Clan para crear el dvd sobre la grabación de su disco en Nashville.

Si le obligas a elegir entre fotografía de directo o de estudio, todavía le asaltan las dudas: "En los conciertos eres un cazador y tienes que buscar esos momentos especiales ya sea por la luz o por la pose que pone el cantante, tienes que conseguir una foto que represente todo el show. En las fotos promocionales puedes poner más de tu parte. Muchos artistas se ponen delante de la cámara y se la comen, con otros es muchísimo más complicado y requiere ser un poco psicólogo y charlar mucho con ellos para que estén relajados".

Aunque se confiesa deudor del rock de los 70 y 80 y de bandas como los Ramones, los Cramps o los Clash es capaz de reconocer que gracias a sus proyectos fotográficos se ha quitado muchísimos prejuicios de encima: "He hecho desde portadas para Bertín Osborne hasta giras con Pablo Alborán. Todo eso me ha ayudado a abrirme muchísimo y no hacer solo fotos de tipos enfadados delante de un descampado".

De estos 20 años de carrera guarda innumerables anécdotas y recuerdos. Confiesa que Patti Smith le hizo pasar un mal trago: "le pillé en un día cruzado, le pedí si podía echarse un metro hacia atrás porque estaba entrando una luz muy bonita y me dijo muy seca que no y que la sesión había acabado". Le sorprendió la timidez de un veterano como Rosendo: "no me imaginaba que llevando toda la vida en esto y siendo un referente de la música en español se pusiese tan nervioso todavía delante de la cámara" y sintió mucho vértigo cuando le encargaron la última portada de Luz Casal: "me enseñaron las fotos anteriores y la lista de reputadísimos fotógrafos que las habían hecho y me entró mucha responsabilidad".

¿Su foto soñada? "La mayoría están muertos o siguen vivos pero me gustaría haberles fotografiado en su momento álgido: haberme ido de gira con Elvis, Johnny Cash, Iggy Pop, los Rolling Stones, los Beatles... Haber estado en el CCCB en la explosión del punk americano cuando tocaban los Dead Boys o los Ramones o de gira con los Clash. Con muchos de ellos es poco menos que imposible".

La exposición

Pérez-Fajardo presenta estos días en la escuela Efti de Madrid la exposición Soundtrack, con la que pone banda sonora (en forma de imágenes) a dos décadas de carrera fotográfica y de amor incondicional por la música. Abierta al público hasta el próximo 23 de noviembre, incluye 60 imágenes tan dispares como las de Bunbury en camerinos, Amaral en un bar de carretera americano, los Kiss preparando sus pinturas de guerra para un concierto o Coque Malla con su guitarra en la playa gallega donde pasaba los veranos de su infancia.

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

 

 



LOWE USA