NANI F. CORES

  • Director y actriz abren la temporada con este intenso texto firmado por Tony Kushner.
  • Vicky Peña recibió el premio Max y el premio Maite en 2009 por esta interpretación.

Vicky Peña protagoniza esta nueva versión del monólogo de Tony Kushner por el que recibió un premio Max en 2009.

Mucho ha llovido desde que Mario Gas y Vicky Peña pusieron en marcha su proyecto en común por amor al teatro. Para ser más concretos, sucedió en 1977, con la obra La boda del hojalatero del dramaturgo irlandés John Millington Synge. Desde entonces, su unión en los escenarios, él como director y ella como actriz, ha dado como resultado un buen puñado de montajes: Un tranvía llamado deseo, Follies, A Little Night Music, Madre Coraje y sus hijos o Sweeney Todd, son solo algunos de ellos.

Este 2019, sus talentos vuelven a encontrarse en los Teatros del Canal, donde son los encargados de abrir la nueva temporada con el monólogo En casa, primera parte de la obra de Tony Kushner Homebody/Kabul. Este autor neoyorkino, que se define a si mismo como judío, homosexual y antisionista, escribió este texto de tintes cuasi proféticos a finales de la década de los noventa, poco antes de los atentados del 11-S, levantando no pocas ampollas tras su estreno.

Ideada en un principio como un monólogo (Homebody) que más tarde se ampliaría con una segunda parte (Kabul), Gas y Peña ya pusieron en marcha este proyecto (la versión conjunta) en 2007, cuando él era director del Teatro Español (Peña recibió el Premio Max a la mejor Actriz y el premio Mayte 2009). Una década después, ambos han decidido retomar esa primera pieza que por desgracia no ha perdido vigencia, según afirman.

"El mundo ha ido de mal en peor y el mensaje de la obra sigue muy vigente. El viaje iniciático de esta mujer convencional, alineada, de clase media en el Londres de finales de los noventa desentraña, con su manera de ser y de hablar, ciertas enfermedades individuales y colectivas de la sociedad europea y del primer mundo en general", dice convencido el director.

En esa casa de Londres comienza el monólogo de una mujer (Vicky Peña), que se imagina, mientras lee una guía, viajando a Afganistán para huir de su propia insatisfacción. Y esa narración, aparentemente inofensiva, acabará por convertirse en una plataforma reivindicativa que toca temas muy dolientes como las guerras, las expropiaciones de territorios, las culturas olvidadas...

"Ese pequeño país de un lugar olvidado del mundo sirve como paradigma de lo que pasa en otros muchos lugares. Su protagonista recoge la angustia de alguien que en un momento determinado ve lo que está ocurriendo. Es una obra que mientras nosotros no cambiemos seguirá estando muy vigente y un monólogo muy difícil que tiene que tener al frente una actriz como Vicky Peña", añade Gas.

Encantada de volver a la capital -"hacía tiempo que no trabajaba en Madrid y me excita porque hay escenarios que como digo yo, muerden"-, Peña confirma este deseo común por retomar el proyecto: "Han pasado veinte años desde que Kushner escribió la obra y una continúa viendo el desastre general. Este texto sigue conectado con la realidad de un modo muy lúcido y muy doloroso y creo que el teatro tiene que servirnos para hacernos ser conscientes del lugar en el que estamos y de que podemos hacer algo para cambiarlo".

El monólogo podrá verse en la Sala Verde de los Teatros del Canal hasta el 13 de octubre (entradas desde 13,5 euros en teatroscanal.com).

Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

 

 



LOWE USA