Sólo el 16 % de las medianas y grandes empresas españolas cuenta con medidas preestablecidas de apoyo a sus empleados que padecen o han padecido cáncer, a pesar de la gran incidencia de esta enfermedad en personas en edad laboral: casi 4 de cada 10 diagnosticados en 2018 tenían menos de 65 años.Son datos del estudio El cáncer en la empresa: perspectivas 2020 a través de encuestas realizadas a directivos de recursos humanos de empresas de más de 50 trabajadores, presentado este jueves ,que señala que solo el 7 % de éstas dispone de políticas de apoyo para empleados que tienen familiares con enfermedades oncológicas.Los resultados revelan que el 93 % de los profesionales consultados ha vivido diagnósticos de cáncer entre sus empleados y un 94 % ha tenido trabajadores con familiares cercanos enfermos.Sin embargo, unicamente el 73 % afirma que su empresa está preparada y capacitada para gestionarlos y un 42 % proporciona información sobre esta enfermedad, ha señalado Isabel López Cotorruelo, director médico de MD Anderson Center Cancer Madrid, responsable del estudio junto a Cigna España.La psicooncóloga Marta de la Fuente ha subrayado que recibir un diagnóstico de cáncer produce en los empleados "una cantidad de emociones, un miedo irreconocible que nunca antes habían experimentado"."La vida les cambia 360 grados" y se plantean si tienen o no que dejar de trabajar, ha asegurado esta experta, que explica que las principales consecuencias "antes, durante y después" son un cansancio "impresionante", ansiedad o molestias musculares que les impiden teclear un ordenador.Tras el tratamiento, los trabajadores se incorporan "pero no podemos pretender que estén al cien por cien", no les gusta el rol de víctima ni entorpecer el trabajo de sus compañeros y tienen miedo a los cotilleos o a no poder soportar toda la jornada laboral, ha advertido De la Fuente.El estudio revela que del total de los encuestados que han tenido casos de cáncer entre sus empleados, el 79 % llevó a cabo alguna medida "especial" para que la persona afrontase la situación de la mejor manera posible y el 74 % facilitó herramientas para que el trato por parte del resto de la plantilla fuese el adecuado.Las medidas que se emprendieron fueron principalmente comunicación periódica con el afectado (74 %), horario flexible con opción al teletrabajo (74 %), redistribución de tareas (67 %) y reincorporación paulatina (61 %).Sólo el 16 % de las medianas y grandes empresas españolas cuenta con medidas preestablecidas de apoyo a sus empleados que padecen o han padecido cáncer, a pesar de la gran incidencia de esta enfermedad en personas en edad laboral: casi 4 de cada 10 diagnosticados en 2018 tenían menos de 65 años.Son datos del estudio El cáncer en la empresa: perspectivas 2020 a través de encuestas realizadas a directivos de recursos humanos de empresas de más de 50 trabajadores, presentado este jueves ,que señala que solo el 7 % de éstas dispone de políticas de apoyo para empleados que tienen familiares con enfermedades oncológicas.Los resultados revelan que el 93 % de los profesionales consultados ha vivido diagnósticos de cáncer entre sus empleados y un 94 % ha tenido trabajadores con familiares cercanos enfermos.Sin embargo, unicamente el 73 % afirma que su empresa está preparada y capacitada para gestionarlos y un 42 % proporciona información sobre esta enfermedad, ha señalado Isabel López Cotorruelo, director médico de MD Anderson Center Cancer Madrid, responsable del estudio junto a Cigna España.La psicooncóloga Marta de la Fuente ha subrayado que recibir un diagnóstico de cáncer produce en los empleados "una cantidad de emociones, un miedo irreconocible que nunca antes habían experimentado"."La vida les cambia 360 grados" y se plantean si tienen o no que dejar de trabajar, ha asegurado esta experta, que explica que las principales consecuencias "antes, durante y después" son un cansancio "impresionante", ansiedad o molestias musculares que les impiden teclear un ordenador.Tras el tratamiento, los trabajadores se incorporan "pero no podemos pretender que estén al cien por cien", no les gusta el rol de víctima ni entorpecer el trabajo de sus compañeros y tienen miedo a los cotilleos o a no poder soportar toda la jornada laboral, ha advertido De la Fuente.El estudio revela que del total de los encuestados que han tenido casos de cáncer entre sus empleados, el 79 % llevó a cabo alguna medida "especial" para que la persona afrontase la situación de la mejor manera posible y el 74 % facilitó herramientas para que el trato por parte del resto de la plantilla fuese el adecuado.Las medidas que se emprendieron fueron principalmente comunicación periódica con el afectado (74 %), horario flexible con opción al teletrabajo (74 %), redistribución de tareas (67 %) y reincorporación paulatina (61 %).
Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

 

 



LOWE USA