El Diccionario de la Lengua Española dejará de definir la homeopatía como un “sistema curativo” y pasará a ser una “práctica”, después de la última actualización anunciada por la Real Academia Española y que incluye 1.100 modificaciones y 229 nuevas entradas.La nueva definición es: "Práctica que consiste en administrar a alguien, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían supuestamente en la persona sana síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir".Es la tercera actualización del Diccionario y, en esta ocasión, los académicos de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale) han dado vía libre para incluir en el diccionario términos como 'zasca' o 'casoplón' y los anglicismos 'brunch' o 'beatlemanía'. También entran 'antitaurino', 'arboricidio', 'cumplemés' o 'panhispanismo'.El cambio en la definición que la RAE otorgaba a homeopatía llega poco después de que el Ministerio de Sanidad calificara estas prácticas como “pseudociencias”, tras analizar 139 técnicas distintas dentro del Plan para la protección de la salud frente a las pseudoterapias.Los colegios de médicos, agrupados en la Organización Médica Colegial (OMC), crearon el año pasado un observatorio para investigar, denunciar y luchar de forma activa contra todas las prácticas pseudocientíficas contrarias a la ciencia y la profesión médica, entre ellas, la homeopatía, ya que “no ha demostrado hasta hoy ninguna evidencia científica”.Para los médicos, la homeopatía no está basada en el rigor científico, ya que no tiene ningún ensayo clínico, revisión sistemática ni meta-análisis que demuestre su eficacia o su seguridad. Por ello, no tiene “ningún tipo de soporte en el conocimiento científico ni ninguna metodología que pretenda acreditar su eficacia”.El Diccionario de la Lengua Española dejará de definir la homeopatía como un “sistema curativo” y pasará a ser una “práctica”, después de la última actualización anunciada por la Real Academia Española y que incluye 1.100 modificaciones y 229 nuevas entradas.La nueva definición es: "Práctica que consiste en administrar a alguien, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían supuestamente en la persona sana síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir".Es la tercera actualización del Diccionario y, en esta ocasión, los académicos de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale) han dado vía libre para incluir en el diccionario términos como 'zasca' o 'casoplón' y los anglicismos 'brunch' o 'beatlemanía'. También entran 'antitaurino', 'arboricidio', 'cumplemés' o 'panhispanismo'.El cambio en la definición que la RAE otorgaba a homeopatía llega poco después de que el Ministerio de Sanidad calificara estas prácticas como “pseudociencias”, tras analizar 139 técnicas distintas dentro del Plan para la protección de la salud frente a las pseudoterapias.Los colegios de médicos, agrupados en la Organización Médica Colegial (OMC), crearon el año pasado un observatorio para investigar, denunciar y luchar de forma activa contra todas las prácticas pseudocientíficas contrarias a la ciencia y la profesión médica, entre ellas, la homeopatía, ya que “no ha demostrado hasta hoy ninguna evidencia científica”.Para los médicos, la homeopatía no está basada en el rigor científico, ya que no tiene ningún ensayo clínico, revisión sistemática ni meta-análisis que demuestre su eficacia o su seguridad. Por ello, no tiene “ningún tipo de soporte en el conocimiento científico ni ninguna metodología que pretenda acreditar su eficacia”.
Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

 

 



LOWE USA