Un estoma es una abertura creada quirúrgicamente que se emplea para tratar ciertas enfermedades de los sistemas digestivos o urinarios. Según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales estadounidense, "puede ser permanente, como cuando se extirpa un órgano, o temporal, mientras un órgano necesita curarse. En general, se realiza en el intestino delgado, en el colon, el recto o la vejiga" ."Se lleva a cabo con fines alimenticios o de eliminación, como solución a diferentes patologías como el cáncer, la enfermedad de Crohn, las diverticulitis o la colitis ulcerosa, entre otras", precisa la enfermera estomaterapeuta Laura García, del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro, en Madrid.Esta especialista afirma que es una intervención que afecta tanto a la esfera física como a la psicológica de los pacientes, quienes se enfrentan a un proceso de aceptación largo debido, en gran parte, a la estigmatización del procedimiento. "De hecho, se trata de un problema social, ya que los pacientes se ven muy influidos por las opiniones de los demás", lamenta García.En este contexto, la Confederación ACCU de Crohn y Colitis Ulcerosa destaca el papel clave de estas enfermeras estomaterapeutas, que son quienes atienden a los pacientes ostomizados en las consultas de enfermería. "En los últimos años ha aumentado el número de consultas de forma importante. En ellas se realiza un seguimiento del paciente antes de la intervención, en el postoperatorio, y después del alta hospitalaria. Se presta apoyo emocional, se realiza el marcaje del estoma, se enseñan los cuidados y manejo de dispositivos, se resuelven dudas y se detectan y tratan complicaciones relacionadas con la ostomía" señala García, en cuyo hospital se ha puesto en marcha una consulta para pacientes ostomizados. Según ha visto, "muchos entran asustados, sin saber qué pueden esperar de este nuevo servicio, y salen confiados y con la esperanza de que las cosas van a ir mejor".La enfermera Laura García explica que el aparato consiste en una oblea y una bolsa. "La oblea se adhiere a la pared abdominal con adhesivo y está hecha de plástico. La bolsa coge y sostiene las heces. La bolsa es desechable y vaciada o reemplazada según sea necesario. Este sistema es seguro, libre de olores, y los accidentes son infrecuentes".García recuerda que los tipos más comunes de ostomía conectan el intestino delgado (ileostomía) o el intestino grueso (colostomía) a la pared abdominal. El cirujano o la enfermera examinarán el abdomen del paciente para encontrar el lugar indicado en la pared abdominal. "Se coloca mejor en una porción plana de la parte frontal del abdomen que es fácil de ver. Una colostomía se coloca generalmente a la izquierda del ombligo y una ileostomía a la derecha". La especialista añade que siempre se enseña a los pacientes a usar la bolsa de ostomía, y que la frecuencia y el número de evacuaciones variará en función de la persona.Dependiendo del tipo de ostomía, sugiere que habrá pacientes que deban modificar su dieta con el objetivo de controlar el número y la consistencia de los movimientos intestinales. Por otro lado, prácticamente todas las actividades deportivas pueden seguir desempeñándose y los pacientes con ostomías son capaces de reanudar su actividad sexual habitual."A menos que se lo digas a alguien, no sabrán que tienes una ostomía. Una ostomía se oculta fácilmente con la mayoría de la ropa. Probablemente usted ha conocido gente con una ostomía y no se ha dado cuenta. Vivir con una ostomía requiere un período de aprendizaje y ajuste. El cirujano de colon y recto y la enfermera proporcionarán la ayuda y el apoyo necesarios. Con un poco de tiempo, el paciente descubrirá formas de vivir una vida activa y plena con una ostomía", concluye.Un estoma es una abertura creada quirúrgicamente que se emplea para tratar ciertas enfermedades de los sistemas digestivos o urinarios. Según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales estadounidense, "puede ser permanente, como cuando se extirpa un órgano, o temporal, mientras un órgano necesita curarse. En general, se realiza en el intestino delgado, en el colon, el recto o la vejiga" ."Se lleva a cabo con fines alimenticios o de eliminación, como solución a diferentes patologías como el cáncer, la enfermedad de Crohn, las diverticulitis o la colitis ulcerosa, entre otras", precisa la enfermera estomaterapeuta Laura García, del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro, en Madrid.Esta especialista afirma que es una intervención que afecta tanto a la esfera física como a la psicológica de los pacientes, quienes se enfrentan a un proceso de aceptación largo debido, en gran parte, a la estigmatización del procedimiento. "De hecho, se trata de un problema social, ya que los pacientes se ven muy influidos por las opiniones de los demás", lamenta García.En este contexto, la Confederación ACCU de Crohn y Colitis Ulcerosa destaca el papel clave de estas enfermeras estomaterapeutas, que son quienes atienden a los pacientes ostomizados en las consultas de enfermería. "En los últimos años ha aumentado el número de consultas de forma importante. En ellas se realiza un seguimiento del paciente antes de la intervención, en el postoperatorio, y después del alta hospitalaria. Se presta apoyo emocional, se realiza el marcaje del estoma, se enseñan los cuidados y manejo de dispositivos, se resuelven dudas y se detectan y tratan complicaciones relacionadas con la ostomía" señala García, en cuyo hospital se ha puesto en marcha una consulta para pacientes ostomizados. Según ha visto, "muchos entran asustados, sin saber qué pueden esperar de este nuevo servicio, y salen confiados y con la esperanza de que las cosas van a ir mejor".La enfermera Laura García explica que el aparato consiste en una oblea y una bolsa. "La oblea se adhiere a la pared abdominal con adhesivo y está hecha de plástico. La bolsa coge y sostiene las heces. La bolsa es desechable y vaciada o reemplazada según sea necesario. Este sistema es seguro, libre de olores, y los accidentes son infrecuentes".García recuerda que los tipos más comunes de ostomía conectan el intestino delgado (ileostomía) o el intestino grueso (colostomía) a la pared abdominal. El cirujano o la enfermera examinarán el abdomen del paciente para encontrar el lugar indicado en la pared abdominal. "Se coloca mejor en una porción plana de la parte frontal del abdomen que es fácil de ver. Una colostomía se coloca generalmente a la izquierda del ombligo y una ileostomía a la derecha". La especialista añade que siempre se enseña a los pacientes a usar la bolsa de ostomía, y que la frecuencia y el número de evacuaciones variará en función de la persona.Dependiendo del tipo de ostomía, sugiere que habrá pacientes que deban modificar su dieta con el objetivo de controlar el número y la consistencia de los movimientos intestinales. Por otro lado, prácticamente todas las actividades deportivas pueden seguir desempeñándose y los pacientes con ostomías son capaces de reanudar su actividad sexual habitual."A menos que se lo digas a alguien, no sabrán que tienes una ostomía. Una ostomía se oculta fácilmente con la mayoría de la ropa. Probablemente usted ha conocido gente con una ostomía y no se ha dado cuenta. Vivir con una ostomía requiere un período de aprendizaje y ajuste. El cirujano de colon y recto y la enfermera proporcionarán la ayuda y el apoyo necesarios. Con un poco de tiempo, el paciente descubrirá formas de vivir una vida activa y plena con una ostomía", concluye.
Spanish Catalan English French German Italian Portuguese Russian

Radio Online

 

 



LOWE USA